Archivo de Septiembre, 2006



¿Qué sabe usted del Doctor Anastasio Chinchilla?

Tengo idea de que nuestra noble villa de Ayora, ha sido notablemente atenta con la memoria de la mayoría de sus médicos. Seguramente porque se lo merecieron. Unos por sus cualidades sociales y profesionales, otros por su carácter curioso y excepcional y otros por el cúmulo de conocimientos y distinciones obtenidas a lo largo de su vida profesional; aunque toda ella no se desarrollara en Ayora. Mis recuerdos personales llegan hasta D. Felipe Abarca en cuya calle de su nombre, nací yo; y de su hijo que denominaban el medicule, con su romántica y apasionada muerte; D. José Martí, D. Manuel López Caldés, D. Vicente Cámara y a partir de él, la guerra, la posguerra, el absentismo personal mío, por estudios y por motivos referentes a iniciar mi vida profesional….mis datos son poco precisos y temo hacer ausencia de otros dignos compañeros que también merecen ser citados.

El eximio Dr. D. José Bellver, tío y tal vez iniciador de la saga de los cubanos en Ayora, (Anita “la Cubana” y sus hermanos, Romualdo el curioso inventor, al que todos conocíamos por Cuqueta y demás descendencia), que fue Coronel Médico en Cuba y a la vuelta a Ayora descubrió y publicó manual y personalmente, trabajos y técnicas nuevas (el concepto de la Septifugia), algunas de cuyas publicaciones guardo en mi biblioteca. Este curioso y simpático doctor, que aseguraba que su perra Chamis sabía hablar, y saludaba a las visitas cuando llegaban; es uno de los médicos más curioso incluido en una de esas clasificaciones de los profesionales de la sanidad, comentada al principio.

Doctor Anastasio Chinchilla y Piqueras
Doctor Anastasio Chinchilla y Piqueras

También lo es, pero este, por su calidad profesional, por los méritos y cargos que llegó a conseguir a lo largo de su vida, y también por su carácter inquieto de investigador y de perseverante polemista; me estoy refiriendo al Doctor Anastasio Chinchilla y Piqueras. Uno de los prohombres mas brillantes de la medicina del siglo XIX. Tal vez el último de todos al que Ayora ha dedicado el honor de rotular una calle en su recuerdo.El Dr. Chinchilla, nació en Ayora el 27 de Abril de 1801, en la calle del Angel número 12, según indica la partida de bautismo. En su época infantil manifestó capacidad para el estudio y por sus aficiones singulares, fue famoso por sus travesuras. Hizo sus estudios iniciales entre los años 1810-1813, en la cátedra de Gramática Latina que existía en el pueblo en aquellas fechas; siendo el alumno más aventajado, según datos y referencias verbales obtenidas por transmisión oral, de quienes a su vez, lo supieron por comentarios de sus antepasados.

De familia acomodada, su padre D. Antonio, se casó con Dña. Isabel Ana Piqueras y Beliz, natural de Carcelén, y disponían de un amplio establecimiento, de los más ricos de la comarca, con bastantes obreros y empleados, dedicado a la elaboración de uno de los mejores aguardientes de la época. Su bienestar económico le permitió en 1813, internar a su hijo en el Colegio de San Miguel y Seminario Conciliar de Orihuela.

Seguramente falto de vocación, abandonó la carrera eclesiástica, y en 1820-21, aparece matriculado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Valencia. Pero el 20 de Abril de 1823, antes de aprobar el tercer curso, abandona los estudios y se alista voluntario en el ejército realista al mando del General D. Rafael Sempere, obteniendo el cargo de Practicante en el Hospital militar de Madrid. Esta decisión, marca el comienzo de una actividad imparable en todos los aspectos profesionales y culturales. Termina la carrera, de médico, inicia y termina otras, ingresa en el cuerpo de Sanidad Militar y desarrolla distintas facetas y particularidades de su trabajo profesional, publicaciones y estudios, cuyo detalle es imposible relatar en este breve artículo.

A su fallecimiento en Sevilla, la noche del 15 de Marzo de 1867, en la calle de las Navas número 6, fue sepultado en el cementerio de S. Fernando de dicha ciudad; donde en el año 1857, había contraído nuevo matrimonio con Dña. Matilde Castaños y Zurita, natural de Jerez de la Frontera, con la que tuvo también la descendencia de 3 hijos.

Había sido hasta entonces, Inspector del Cuerpo de Sanidad, Médico honorario de cámara de S.M., Comendador de la Real y distinguida Orden de Carlos III, y de la Americana de Isabel la Católica, y una larga serie de otros cargos y nombramientos en distintos aspectos de la cultura.

A lo largo de su vida, ni en su aventurada niñez, ni en su atrevida juventud, ni en su madurez plena de trabajos de investigación y publicaciones, dejó de manifestar su tesón inquieto y su comportamiento polémico. En la fecha en que vino a Ayora para incorporarse con los quintos de su edad, al servicio; pasaron por Almansa al salir, y como casualmente la ciudad estaba en fiestas, había una carrera de jóvenes, en que se disputaban dos pollos, se empeñó en correr, los ganó y con los quintos celebró una divertida cena. Este episodio de “los pollos de Almansa” que él recordó siempre y narró alguna vez, es una aventura juvenil que en cierto modo muestra la excelente calidad y la clase de atrevimiento, que le permitieron alcanzar los cargos y las distinciones más elevadas en todas las materias en las que intervino.

Todas estas cosas y otras de gran interés y extraordinaria importancia, pueden exponerse y tal vez sea necesario hacerlo en algún momento. Pero este breve relato quiero dedicarlo de manera muy concreta a los acontecimientos de su estancia en AYORA, por los años 1855 durante una las fases de la epidemia de cólera que sufrió la villa. Fecha en que Anastasio Chinchilla, que ya era Jefe de Sanidad Militar de Sevilla, se hallaba en Ayora, con su familia. El 21 de Octubre del 1829 se había casado con Dña. Victoria Martínez Merino, natural de Madrid, y tenían tres hijos, el mayor Ambrosio, seguido por Modesta y la hija menor llamada Inocencia; estaban todos en el pueblo, disfrutando de una licencia por enfermedad del padre.

La descripción de los sucesos locales de esa fecha, en relación con Anastasio Chinchilla, no podría relatarse con facilidad, en el poco espacio de que dispone esta publicación. Pero afortunadamente, entre la documentación relativa al caso, dispongo del escrito sobre la exposición de méritos que las autoridades dirigieron a la Reina, como testimonio de gratitud de todo el pueblo al Dr. Chinchilla.

El Documento, de una manera resumida, encierra la descripción de todo el episodio más apasionante de su aventurada vida. Se trata de un documento que con seguridad es poco conocido por el pueblo de Ayora a pesar de ser de un interés especialísimo.

El Documento dice así:

SEÑORA:
El pueblo de Ayora, representado por los que suscriben, puesto a L. R. P. de V. M., respetuosamente dice: Señora: esta villa creería faltar a los sentimientos de gratitud y justicia, si no hiciera públicos los inmensos servicios que le ha prestado y las incalculables desgracias que le ha evitado el ilustre Jefe de Sanidad de Militar de Sevilla, D. Anastasio Chinchilla, en los momentos azarosos en que se hallaba este pueblo. Desarrollado el cólera morbo asiático en esta villa de 1.400 á 1500 vecinos, de una manera espantosa, este digno profesor se convino gratuita y espontáneamente en encargarse de la asistencia de los enfermos de un barrio, quedando otros dos a cargo de los médicos titulares. Pero éstos, aprovechándose de las sombras de la noche y burlando a la autoridad, se escaparon del pueblo dejando a los enfermos sin asistencia y a sus interesados en la mayor amargura y desesperación. El pueblo alarmado y justamente resentido acudió al juez de primera instancia D. Pedro Bernal, pidiendo facultativos y venganza contra los fugitivos. En tan desesperadas circunstancias, dicha autoridad acudió al Dr. Chinchilla y este ofreció al pueblo encargarse solo de la asistencia de los enfermos, cuya oferta les restituyó la calma y la más completa satisfacción con la cual se retiraron a sus casas. El Dr. Chinchilla, no solamente ha asistido con infatigable celo diariamente por mañana y tarde a los coléricos, cuyo número ha llegado a quinientos, sino que acompañado por su hijo D. Ambrosio, daba gratuitamente a los enfermos pobres, que han sido la mayor parte el número espresado, las medicinas necesarias para su curación y recursos pecuniarios de su propio bolsillo. Así se comportó desde el 31 de Julio hasta el 9 de Agosto que empezó a descender la epidemia, en cuyo día tuvo la mala suerte de perder a su esposa y a su hija mayor, víctimas de la enfermedad. Tan señalados, servicios son dignos de ponerse en el superior conocimiento de S. M.

………………………………………..(sigue texto de carácter administrativo) a fin de que un día puedan honrar la hoja de sus méritos y servicios del mismo modo que este pueblo consignará en las páginas de su historia, que ha sido el Enviado de la Providencia para salvarle de las calamidades que de tan cerca le amenazaban. Gracia que…. (sigue texto administrativo) ….

Ayora 14 de Agosto de1855.- A. L. R. P. de V. M.- El juez de primera instancia, Pedro Bernal.-El regidor regente, Vicente Sesa.- Francisco Escribá, cura ecónomo.-Rafael Pérez, vicario.-Pedro Pérez, presbítero.-Juan Ródenas, presbítero.- Por la clase de retirados, el comandante, Pedro Rico.- por la clase de abogados, Jaime de la Portilla.- por la clase de escribanos, Agustín Barberá.- El farmacéutico, Joaquín Vida.

A parte de este documento de cierta frialdad oficial, se sabe como al iniciarse el cólera en el pueblo, en 1855, la epidemia se desarrolló de una manera alarmante, ya que solamente en un día, sucumbieron 70 personas, en una población de poco más de 1.400 habitantes. Aterrorizados los vecinos por la manera tan creciente de propagarse la enfermedad, la mayoría de las familias pudientes, huyeron, entre ellos, el primer alcalde. El terror se apoderó de las gentes y “todas aquellas que pudieron llevarse dos libras de pan” abandonaban los domicilios y se desplazaban a determinados lugares para “vivir al raso”; como a Cueva Horadada y otros puntos semejantes. Todo ello, según los relatos de aquellas personas ancianas, como mi propia abuela materna, cuyos recuerdos abarcaban aquellas fechas tan conflictivas.

Nota: El retrato del Doctor Anastasio Chinchilla es una restauración de Emilio C.S. a partir de la imagen extraida del Museo Virtual de la Sanidad en España.

6 comentarios Miércoles, 27 Septiembre 2006

Las noticias de la Comarca localizadas geográficamente en un mapa

cunoticias.com.gif

Cunoticias.com analiza miles de fuentes en busca de sucesos, noticias de fútbol, noticias de ayuntamientos, empresas (ofertas, publicidad) … y desde hoy analiza también la información del Blog del Valle de Ayora – Cofrentes y las localiza a través de un mapa. Actuálmente cunoticias captura noticias de los municipios españoles, pero el propio desarrollador afirma que está preparado para otros países.

Cunoticias.com captura actualmente noticias de 1.566 fuentes online, abarcando la totalidad de las 56 provincias, distribuyendo las noticias en más de 7.000 municipios de la geografía española.

Noticias de una localidad

Para acceder a las noticias de una localidad selecciona la provincia a la que pertenece y a continuación desplázate por el mapa utilizando el ratón hasta llegar a la localidad, otra forma de acceder fácilmente es disminuir el zoom para apreciar todas las noticias geolocalizadas y de un vistazo encontrar la localidad deseada.

Añade un comentario Martes, 19 Septiembre 2006

La serie documental Planeta Bicicleta emitirá un capítulo sobre Ayora

Planeta Bicicleta

Luces, cámara, acción! se rueda y nunca mejor dicho, se rueda en bicicleta. El equipo de rodaje de Planeta Bicicleta estuvo los días 9, 10 y 11 de agosto realizando el rodaje del primer capitulo de su segunda temporada, una producción de Canal 9 para Punt 2 que se emitirá a partir de septiembre. Planeta Bicicleta es una serie documental dirijida por Guillermo Pérez y dedicada a las rutas en bicicleta por la Comunidad Valenciana.

El equipo de rodaje contó con la inestimable colaboración de Zacarías Alvés, autor de las cuatro rutas que atraviesan los montes del término municipal de Ayora entre las que se incluye la ruta de “La Hunde” que aparece en este primer capítulo. El propio Zacarías participa en él junto a José Manuel Almerich (presentador y guionista de Planeta Bicicleta) y Oriana Brunori (presentadora). El capítulo narra la historia de dos ciclistas (Manuel y Oriana) que deciden realizar la ruta de la Hunde donde se encuentran con Zacarías, que les acompaña hasta la cima de Palomera para mostrarles la grandiosidad del paisaje que desde la cima se avista.

Planeta Bicicleta rodará 12 capítulos más incluyendo otras rutas de gran interés como “Los Cañones del Júcar”, “La Sierra de Enguera” o “El Macizo del Caroig”. El primer episodio de esta segunda entrega se televisará a través de Punt2 el próximo martes 26 de septiembre a las 21:15 horas.
Más imágenes sobre el rodaje de Planeta Bicicleta en la galería.
Horario de emisión: Punt2, martes 26 de septiembre a las 21:15 horas.

4 comentarios Martes, 12 Septiembre 2006

Camino a la integración: el resultado

Aquí estoy de nuevo para comentaros el resultado del proyecto que hace unas semanas os presenté y que en mi trabajo denominamos “Camino Colonia”. Tanto los educadores como los menores que han participado en el mismo tienen una idea unánime: satisfacción por la culminación del proyecto, alegría por la experiencia vivida y algo de tristeza por que ya haya terminado.

Todos estos ingredientes hacen que la dirección del centro, pasadas ya las dudas e incertidumbres por su primera vez, se han mostrado muy optimistas y junto con la Consellería de Bienestar Social y el resto de patrocinadores, confiados en que las ediciones siguientes se vuelva a repetir la historia.

camino-santiago-integracion-1.jpg

No creáis que ha sido fácil, ni mucho menos. Las primeras etapas han sido realizadas con mucho entusiasmo pero con muy mala climatología con nieblas y lluvias muy persistentes tanto en los Pirineos como al llegar a Navarra. Mas tarde llegó el buen tiempo al llegar a los llanos interminables de Castilla y León, parecía que las etapas no iban a terminar nunca aunque hacía kilómetros que ya se veía el destino nunca se terminaba de llegar. Y por último las bonitas pero muy duras, etapas de Galicia, con sus continuas subidas y bajadas que hacían que las etapas fueran un verdadero “rompe piernas” y que se llegase al albergue exhausto y muy dolido. Al llegar a Santiago todo fue mas llevadero, una llanura de varios kilómetros hacía presagiar que la meta estaba cerca…

camino-santiago-integracion-2.jpg

Pero la llegada a la plaza del Obradoiro fue un bálsamo de aceite para las piernas y cabezas de los chicos. Sabían que habían cumplido su sueño, sabían que sus familias y educadores estaban muy orgullosos de ellos, y un sinfín de cosas más les pasaron por la cabeza.

Al llegar ante la catedral de Santiago se encontraron a un grupo de personas ante ellos que rompieron a aplaudirles sin saber muy bien porqué, parte de esos integrantes eran del Valle (casualidades de la vida) ya que una asociación de amigos del camino de Cofrentes andaban por allí en esos precisos momentos.

Ahora llega el momento de las evaluaciones, de las valoraciones que, por parte de los educadores que participaron de alguno u otro modo en el proyecto, tengan que hacer del mismo, pros y contras, y sobre todo, aspectos a mejorar para las próximas ediciones.

camino-santiago-integracion-3.jpg

Quizás alguno de ellos, a los brazos del Apóstol, le pidiese para que la vida, de ahora en adelante, les sonriese mas que hasta ese momento.

Añade un comentario Lunes, 11 Septiembre 2006

El cuento de las cerezas…

El cuento de las cerezas

Érase una vez un reino lleno de cerezas, situado en el interior de las tierras valencianas. En el vivían un puñado de habitantes, con muchas ganas de trabajar y un gran amor por su pueblo.

Llegaron tiempos de hambre y una epidemia se apoderó de parte de la población. Su amo y señor prometió años de paz y prosperidad para todos por medio de un fabuloso proyecto: El gran Castillo de la Hoya. Les dijo: “Se acabará el hambre y habrá pan y monedas de oro para todo aquel que allí sirva a esta villa”…

El brillo del oro cegó por completo la mirada de algunos “cerezinos” que creyeron ver en el gran castillo una salida a la mala época que atravesaba la villa.

Miles batallas se libraron en la comarca, incluso contra pueblos hermanos, que lo único que querían era el bien para todos: un cielo limpio. Algunos creyeron ver en sus vecinos dragones enemigos, cegados por el amor a su pueblo, la fe en su amo y señor y el resplandor del oro.

Y el gran castillo se hizo realidad. La peste se apoderó de la comarca: el agua se contaminó, el ganado enfermó, el cielo ya no estaba limpio, el hedor era insoportable… y los carros cargados de monedas de oro no venían por ningún sitio. Eso si, una constante procesión de carruajes cargados de basura apestaba a kilómetros por todo el camino.

Tras la construcción del gran castillo tan solo cuatro fieles trabajaban en él y miles sufrían sus consecuencias… a lo mejor el carro que transportaba el oro se desvió por otro camino…

Ya lo dijo el pueblo… “No al gran castillo!”, los sabios auguraban épocas de hambre y miseria, pero el amo y Señor no escuchó y tomó el camino más fácil y cómodo para contentar a los fieles: cambiar excrementos venidos de lejanos lugares por oro, parecía un buen trueque, pero nadie los quería en Hispania… ¿por qué?

Con el tiempo el pueblo conoció los verdaderos efectos del gran castillo y se reveló contra su amo y señor…”Nos engañaste, donde está el oro y la prosperidad? aquí solo tenemos apestoso estiércol!”…

Quizás hubiese sido mejor seguir construyendo pequeños castillos a los Lores ingleses y ganarse dignamente el pan de sus hijos y dejar la basura en su sitio…

Y colorín colorado este cuento NO ha acabado, lo de las cerezas… ES UN CUENTO!

Fdo. Una que le gustan las cerezas… sin basura, por favor!

5 comentarios Miércoles, 6 Septiembre 2006