Basuras al interior: el caso de Zarra

viernes, 9 junio 2006 Carlos Feuerriegel

Antes se tenían padrinos y ahora se aspira a tener buena estrella. Para ello nada mejor que nacer al amparo de un PAI. Ya saben, esa figura de la legislación urbanística valenciana de la que tan pagados están nuestros gobernantes, al mismo tiempo que aterroriza a extranjeros (con algún autóctono incluido). Y el PAI llegó hasta Zarra, unos cuatrocientos habitantes, en la raya con Albacete, dentro del Valle de Ayora y sin conexión alguna con carretera nacional conocida.

basuras-interior-caso-zarra.jpg

Es un PAI que promete: viene bautizado como Complejo Medioambiental, muy ecológico él, de los que embellecen la tierra y limpian el aire; lo promueve una empresa llamada ASENATH SL, pero debe desarrollarlo otra empresa, SEDESA URBANA, siendo comprados los terrenos por una tercera entidad ENTORNA SOLUCIONES MEDIOAMBIENTALES, a su vez propiedad de una cuarta empresa, el grupo constructor LLANERA. ¿Se han perdido ya? Pues oriéntense, porque tan maravillosa iniciativa se proyecta en un paraje denominado Las Hoyas, que constituye un reducto de naturaleza y silencio merecedor de seguir siendo lo que ya ahora es.

LLANERA, SEDESA o ASENATH, juntas o por separado, todas o alguna de ellas, pretenden, con el inestimable apoyo del atila del paisaje valenciano y hasta hace poco Conseller de Territorio y Vivienda, Sr. Blasco, levantar en esos parajes escondidos del interior del interior valenciano, un polígono industrial destinado a tratar e incinerar los residuos, que no quieren ni ver en las comarcas donde se producen. Y para ello cuentan con los valles como el de Ayora: poco poblados y extensos, abrumados por el peso de algo tan prescindible como la belleza de sus montañas. Belleza de la que dicen que no se come, con lo cual nada mejor que traernos estas maravillosas inversiones medioambientales para cambiarnos la cara y mejorarnos la vida.

El gobierno valenciano sigue empeñado en impulsar estas demenciales políticas de esconder las basuras en los lugares más lejanos posibles de su lugar de origen, vertebrando (¡bonito palabro!) el territorio valenciano a través de interminables colas de camiones cargados de desechos de todo tipo con un sentido de marcha único : hacia el oeste, que los vertidos en el mar ya no están bien vistos y las mareas podrían devolver lo no “revalorizado”, ni “puesto en valor” ( hermoso, ¿verdad?) a las playas caribeñas de MARINA D`OR.

Cierto que esta amable política de Camps y compañía hacia los habitantes del secano ,no es del agrado de los que aquí vivimos, pero el Molt Honorable ya debe haber hecho sus cuentas electorales , amén de las otras cuentas que le hayan presentado las compañías promotoras en una de tantas veladas empresariales en las que su cargo le embarca. Las cuentas deben ser concluyentes y es por ello que desde la Generalitat se allana el camino hacia el polígono de la basura, ochenta hectáreas de despropósito, en Zarra. A Camps, le cuadran los cálculos.

Pero, no menos cierto es que este tipo de regalos siempre cuentan con entusiastas en la zona. En este caso es el alcalde de Zarra, Juan José Rubio, en su día candidato socialista, hoy temporalmente suspendido de militancia, y actualmente imputado en el Juzgado de Requena por los delitos de prevaricación, estafa, falsedad cometida por funcionario público y fraude ilegal. Una bonita relación de posibles méritos en la que es acompañado por unos cuantos vecinos de militancia de su población, también imputados en estos momentos.

Con esta, que sepamos, es la cuarta vez que este alcalde trata de implantar una planta para el tratamiento de basuras en este Valle de Ayora- Cofrentes. Al parecer porque ya tenemos otra gran planta generadora de basuras, estas radioactivas, en la Central Nuclear de Cofrentes. También porque esa nuclear apenas si deja beneficio económico alguno en su población de Zarra. Inteligentemente, quiere tener su propia nuclear, pero como para éstas sigue habiendo moratoria tácita, que no legal, la incineración puede ser una buena alternativa. Cálculos y más cálculos. El alcalde de Zarra, como Camps, también hizo sus cálculos.

Por mi parte, considero que este tipo de proyectos, por más que cuente con encumbrados apoyos, difícilmente pueden salir adelante. La razonable y mayoritaria oposición popular , que ya lleva años actuando en esta comarca, unido al absurdo medioambiental que estas agresiones suponen, hacen prever un accidentado camino a los promotores del nuevo Complejo Medioambiental. Los múltiples disfraces con los que estos proyectos tratan de enmascararse son un síntoma más de su debilidad y sólo incrementan nuestro rechazo a los mismos. Un rechazo que va a crecer en los próximos meses hasta que los responsables del gobierno valenciano acaben dándose por aludidos y retiren su apoyo al proyecto de Zarra.

¿La alternativa? En la antigua Conselleria de Medio Ambiente ya la conocen porque la Coordinadora comarcal contra el Basurero ya se la hizo llegar en el verano del 2002. Que rebusquen en sus papeleras y, si no aparece, que nos pidan copia. Nuestra propuesta les llegará en menos tiempo que necesitaría un camión de basuras de la costa para llegar hasta nuestro Valle.

Carlos Feuerriegel
Ecologistas en Acción



Autor: Carlos Feuerriegel

Ver más artículos de Actualidad

4 Comentarios Añade un comentario

  • 1. JARAFUELINO  |  viernes, 9 junio 2006 a las 18:54

    Hola Carlos, ¿tendrías incoveniente en explicarnos aunque sea a grandes rasgos , la alternativa propuesta en su dia?
    gracias

  • 2. Alba  |  viernes, 16 junio 2006 a las 21:02

    Evidentemente hay alternativas y bastante mas sencillas y social y ambientalmente rentables: que podemos decir de la creacion de un Ecoparque de reciclado de basuras? hay muchas experiencias en activo , y no se requiere gran inversion, las hay incluso moviles. De hecho, todo se iniciaria desde el primer paso que debieramos dar un poco todos, reducir tanta basura, tanto envase y reaprovechar mas los objetos y materia organica (compostado). Un poco de esfuerzo por parte de cada un* hace mucho.

  • 3. Uno  |  sábado, 17 junio 2006 a las 12:46

    Permítesame actuar de abogado del diablo, o de mosca cojonera si se quiere. Y sin entrar en el fondo del asunto, con el que podría estar más o menos de acuerdo, eso sí. ¿Qué hay que hacer pues? ¿Volver a lanzar las basuras al mar? ¿Qué son peores, las incineradoras o los vertederos? ¿Se acabarán las basuras sólo con buenas intenciones y reciclando, como nos sugiere Alba, o quedarán siempre algunas con las que habrá que hacer algo? En definitiva, ninguna solución es la peor solución. Que Zarra no sea el lugar más adecuado es algo con lo que se puede estar de acuerdo. Ahora bien, si la incineradora/ecoparque se instalara en Torrent (pongamos por caso), ¿sería mejor o peor? ¿Se protestaría con los mismos o tal vez con mejores argumentos? De esto último, no me cabe la menor duda. Y ya que se menciona la central de Cofrentes y la moratoria nuclear, ése es otro caso similar: las nucleares son peligrosas, así que no construimos ninguna. Pero como suprimirlas es peor (o quemamos algo para generar electricidad o nos resignamos a que nada salga del enchufe), no podemos tener centrales modernas y más seguras, y en cambio seguimos con las mismas viejas, anticuadas, ineficientes y peligrosas nucleares. Pues no veo en qué ganamos.

  • 4. alba  |  viernes, 23 junio 2006 a las 21:15

    La clave de este asunto esta simple y llanamente en el cambio de mentalidad: no tirar tanto!!!! no comprar residuos, objetos, envases, pedir que se recuperen, reutilicen,… el resto es ya presion popular y voluntad politica!!!

Escribe un comentario

El comentario debe estar escrito correctamente. No se acepta el uso de mayúsculas (salvo en acrónimos u ocaciones especiales, y no se aceptan abreviaturas tipo SMS. Las críticas constructivas son bien recibidas, las destructivas y las descalifaciones no. Gracias por participar, tu aportación es de gran ayuda.

Requerido

Requerido, oculto

Etiquetas HTML permitidas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Enlazar a este artículo  |  Suscribirse a los comentarios de este artículo via RSS