Camino altanera sobre una alfombra verde

jueves, 2 julio 2009 Amparo G. Barberá

No hay día que no me duche por la mañana e, incluso, si salgo a correr por la tarde también lo hago. Haalaaa, qué poca conciencia ecológica… vaya sinvergüenza, venga a despilfarrar agua…

No, no es así, ni mucho menos. Porque mis duchas duran apenas tres minutos. Sí, en serio. En mi casa las duchas relajantes van por dentro y, en fin, no tienen nada que ver con el agua potable. El caso es que cuando llevo escasos dos minutos bajo el agua caliente de la ducha mi marido viene, corre la cortina de la bañera, me da un beso con una sonrisa (el beso de Judas) y me cierra el grifo sin compasión. Así, dispongo de los treinta segundos que tarda en llegar al lavadero y apagar el calentador para enjuagarme.

A pesar de eso me siento limpia porque uso geles, desodorante y cremas y porque siempre visto ropa limpia (ya ven que la plancha no la nombro en ningún momento).

Así, cuando le regalo al mundo mi sonrisa, hacia las ocho menos diez de la mañana, tengo la sensación de flotar en una de las burbujas de jabón que dejé escapar de mi bañera.

Y cuál es mi decepción al descubrir que el mundo me devuelve, ya de buena mañana, la visión de varios esputos medio fluorescentes que adornan la alfombra alquitranada que me conduce al trabajo.

Recuerdo un día, además, que habiendo visto ya varios de esos seres que parecen tener vida propia (algunos con cola, otros con espuma alrededor, otros del tamaño de una nuez que se mueven como un flan) me llevé el sobresalto de creer que un abuelete iba a tatuarme uno en la piel. El caso fue que, caminando por la calle como casi siempre, cabizbaja, pude ver al viejo que cruzaba Vistalegre (paradójico el nombrecito del barrio, ¿verdad?), como cada día, exactamente a las ocho en punto, escupir una flema a veinte metros de mí. ¡Qué asco! Pensé. ¿Para esto madruga?

Pero mi mayor sobresalto estaba esperándome diez segundos más allá cuando al pasar junto a mí el anciano en cuestión volvió a realizar ese sonido desagradable lleno de ges (algo así como gggggggg) que consigue reunir en la boca un esputo y lo escupió (estilo Julia Roberts en “Pretty woman” con un chicle) justo tras de mí. Aligeré el paso cuanto pude pensando que el gargajo me perseguía y ya en el trabajo pude comprobar que era sólo el repugnante sonido que les brinda la existencia el que me había acompañado todo el camino.

Escupir en la calle debería estar tan prohibido como mear y defecar. Y, por supuesto, que las denuncias se llevasen a cabo (les remito a mi artículo ¡Ata tú a tus hijos, mi perro está jugando!). ¿Tan difícil es llevar un pañuelo en el bolsillo y tras usarlo tirarlo a una papelera? ¿Les da asco a quienes escupen?

Yo creo que es como “zzzp”, giras la cabeza, “no es mío”, mientras que llevarlo en un pañuelo hasta encontrar una papelera es vergonzoso, teniendo que reconocer que eres capaz de crear semejante extraterrestre.

Pues sí, una de las calles que atravieso para ir al trabajo, una calle entera, está sembrada de escupitajos a partir de las ocho de la mañana.

Y digo yo ¿habrá algo más asqueroso que un gargajo? ¿Algo peor que decenas? ¿Algo más desagradable que decenas de gargajos recién desayunada? Un escalofrío me recorre el cuerpo cuando diviso un esputo e inmediatamente las galletas que tomo en el desayuno empiezan a saltar entre los jugos gástricos de mi estómago como en una colchoneta hinchable.

Igual debería sentirme cada día como una artista famosa que camina altanera sobre una alfombra verde. Sin embargo, me siento como una extraterrestre en el planeta Escupitajo. ¿O ya debería ir haciéndome a la idea de que este mundo es nuestro mundo?



Autora: Amparo G. Barberá

Ver más artículos de Actualidad,Educación,Lectura recomendada

4 Comentarios Añade un comentario

  • 1. Zaca  |  miércoles, 8 julio 2009 a las 16:09

    Creo que esta noche voy a tener pesadillas con el abuelo de Vistalegre…Permítime una matización técnica importante. Yo creo que el sonido debe ser más así: jjjjjjjjjjjjjjjjj y debe acabar asi: chiuuuuuuu.

    Saludos. Zacarías.

  • 2. Rous  |  jueves, 9 julio 2009 a las 22:04

    Me cuesta trabajo escribir algo, después de leer semejante radiografía de la realidad. Mi mente, más que mi estómago, se ha quedado “atascada” y parece que llevo los esputos flotando en mi cabeza. En una ocasión, iba detrás de un abuelo, y tras muchos ggggggrrrr, jjjjjjjjjjjj, gggggggrrrr, jjjjjjjjjjjjjj, se decidió a soltarlo.
    Pasó ante mí, como si tal cosa y yo tardé unos segundos en volver de nuevo a la vida.

    UN BESO .
    ROUS.

  • 3. Laura  |  sábado, 11 julio 2009 a las 13:09

    Si le pregunto a mi abuelo Manuel qué le parecería si le denunciasen por escupir en la calle, pensará que el mundo se está volviendo loco.
    Yo soy de su opinión. A mi no me molesta un gapo en la acera, me molesta la gente de mal corazon, la corrupción, la mentira, los asesinatos, … pero un escupitajo me parece una minucia si lo comparamos con otras cosas que nos depara cada nuevo dia.

  • 4. Amparo  |  lunes, 13 julio 2009 a las 11:52

    Querida Laura:

    Agradezco tu crítica. Tienes toda la razón: el mundo se está volviendo loco, prohiban escupir en la calle o no. Tú que me conoces y que lees mis escritos sabes que condeno la hipocresía, la corrupción, el asesinato, el maltrato, la injusticia… y que no entiendo a la gente de mal corazón pero una cosa no quita la otra. El hecho de que haya situaciones más graves no debe eclipsar esas otras cosas que hacen que la vida en sociedad sea un poco más desagradable. En cualquier caso, comprendo que un gapo en la acera no te moleste pero es posible que cuando salgas a pasear con tus hijos pequeños y tengas que sortear esos extraterrestres y controlar que los críos no los toquen ni se lleven ninguno a la boca cambies de opinión.
    Insisto en agradecerte el comentario. Un abrazo

Escribe un comentario

El comentario debe estar escrito correctamente. No se acepta el uso de mayúsculas (salvo en acrónimos u ocaciones especiales, y no se aceptan abreviaturas tipo SMS. Las críticas constructivas son bien recibidas, las destructivas y las descalifaciones no. Gracias por participar, tu aportación es de gran ayuda.

Requerido

Requerido, oculto

Etiquetas HTML permitidas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Enlazar a este artículo  |  Suscribirse a los comentarios de este artículo via RSS