Cantos de mal olor y desesperanza

Miércoles, 26 Julio 2006 José Martínez Sevilla

Algo grave pasará pronto
en nuestro solitario valle
van diciendo por la calle
voces claras y pioneras
que por el pueblo nacen
sonando en plazas y asambleas.

Algo grave amenaza a todos
cuando la incineradora de Zarra
se dice que nos llega,
y el aire viene envenado
de los llanos y las sierras
y bajan nuestras aguas
sucias y negras.

Este hermoso valle
de melocotón y miel;
sabrosas cerezas
almendro, pino y almez,
viñas, olivares
choperas y trigales
pronto será
estercolero pestilente
mierda, basura y hez.

Longeña, Fuente del Ral,
Tobarro y Fuentefría,
Almendolero y Sebinar,
qué será de vestras aguas
que deleitaron nuestro paladar?

Grandes montañas de Palomera,
Caroche, La Cumbre, Alcola,
¿quién os oxigenará ahora?

Hermosas Atalayas,
Las Quebradas, Campichuelo,
Moragete, Montemayor,
¿perderemos vuestros pinos,
vuestras hierbas, vuestro olor?

Algo grave pasa en este Valle,
algo nos está pasando
si todos consentimos
no nos rebelamos
y vecinos de cada lugar
con alcaldes de todos ellos
no conseguimos ahora
con los medios que tenemos
que esa “envenenadora”-
se instale en nuestros terrenos.

José Martínez Sevilla



Autor: José Martínez Sevilla

Ver más artículos de Actualidad,Lectura recomendada

7 Comentarios Añade un comentario

  • 1. Zacarías Alvés  |  Miércoles, 26 Julio 2006 a las 15:45

    Gracias D. José, por estar siempre donde se tiene que estar, por su sensibilidad y por comprender mejor que nadie el verdadero valor de las cosas, en un mundo nuestro atropellado, globalizado y “moderno” y en el que todo parece tener precio en post de un mal llamado progreso.

    Ojalá le lean aquellos que ya han puesto precio a nuestro Valle, a esos que quieren mal vender ese hermoso patrimonio natural que es de todos y que tan bien describe en sus versos.

    Ojalá le lean esos mercaderes de las influencias que compran voluntades, para que mediten sobre el atropello del que están siendo autores y si no es mucho pedir que tiren marcha atrás en sus mezquinas intenciones.

    Gracias otra vez, D. José.

  • 2. Pedro J.M.  |  Miércoles, 26 Julio 2006 a las 20:30

    Hombre Pepe! ya tenía yo ganas de leer algo tuyo al respecto y ha tenido que ser por internet ¿quien te lo iba a decir? Me ha gustado mucho, es un poema emotivo que anuncia la tragedia que nos espera como no paremos esto… espero que la página esta nos permita leer más cosas tuyas.

  • 3. pol  |  Domingo, 30 Julio 2006 a las 14:27

    D. Jose Martinez como he leido su lindo y profundo poema, que siempre esta pensando en el bienestar del pueblo de Ayora y sus gentes, y sus alrededores verdes y tierra. Yo he hecho un poema, con intencion de ayudarle para que el medio ambiente no cambie para dar paso al modernismo y al cemento.

    El Mounstruo Acecha

    Un lugar rodeado de monte,
    teñido de un color dulce,
    anaranjado y verde,
    el monstruo acechante,
    pronto atacara a la gente,
    con un olor penetrante, pestilente,
    difundirá por todo el ambiente,
    ojalá que el tierra y verde,
    gane al monstruo siempre,
    para que el valle,
    no quede permanente.
    En este hermoso y tranquilo valle.

    Un saludo, Pol.

  • 4. Gilmour  |  Lunes, 31 Julio 2006 a las 12:57

    Con todos los respetos a Pepe y su hermoso poema, voy a seguir el hilo de Pol adjuntando un pequeño escrito que ya duerme en el foro de Zarra.

    La bruma añade frescor a la mañana temprana. Se detiene coqueta en las agujas de los pinos, abrazandolas.

    El sol lucha, tesonero, por ocupar su puesto. Sin violencia alguna hace destilar millones de brillos de los restos de bruma.

    El gran pino es el último en despertar, es el más alto, el más viejo y venerado de las Hoyas.

    Desde el Cerro de los Caracoles reverencian su visión tejones, comadrejas, zorros y conejos. Como siempre, como todos los siempres desde siempre.

    Desde la carretera, los ciclistas toman el camino de las Hoyas de Arona. Quieren llegar a la Cañada de Jarafuel, no por nada….solo por pasear entre pinos olorosos y frescos. Conocen el terreno, ya pasaban con sus abuelos a coger pebrazos.

    Su tranquilo paseo termina en un vallado “industrial”. Un inmenso hoyo en las Hoyas, un inmenso hoyo inmundo, maloliente, siniestro y trágico. Legado para los nietos de nuestros hijos.

    Industria que no fabrica nada, solo humo y ceniza, solo mierda de la mierda. Subsuelo corrompido para siempre. Aguas subterráneas que fueron limpias.

    Y el pino no está….murió de pena.

    ¿Son argumentos?
    ¿Son Lógicos?

  • 5. Strange  |  Martes, 1 Agosto 2006 a las 21:09

    Feliz el que, alejado de negocios, como en remoto tiempo los mortales, paternos campos con sus bueyes ara y no rinde a la usura vasallaje.

    Por un futuro sin incineradora….

    Toda mi solidaridad y un saludo a Don José Martínez por sus certeras palabras.

  • 6. Gafitas  |  Viernes, 25 Agosto 2006 a las 20:05

    Vaya poeta esta hecho don pepe, esta muy bien la poesia sobre la Incineradora, se conoce que es muy sensible para la naturaleza. Un abrazo muy fuerte desde Asturias.

  • 7. Raul  |  Jueves, 26 Julio 2007 a las 1:16

    “Feliz el que, alejado de negocios, como en remoto tiempo los mortales, paternos campos con sus bueyes ara y no rinde a la usura vasallaje”, decía el grupo El ultimo de la fila.

    Me alegra saber que no soy el único que comparte y respeta esta naturaleza.

    sAlUdOs

Escribe un comentario

El comentario debe estar escrito correctamente. No se acepta el uso de mayúsculas (salvo en acrónimos u ocaciones especiales, y no se aceptan abreviaturas tipo SMS. Las críticas constructivas son bien recibidas, las destructivas y las descalifaciones no. Gracias por participar, tu aportación es de gran ayuda.

Requerido

Requerido, oculto

Etiquetas HTML permitidas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Enlazar a este artículo  |  Suscribirse a los comentarios de este artículo via RSS