El Valle de los Ingleses

Lunes, 30 Mayo 2005 José Martínez Sevilla

Reunidos entre varias mesas, de buena mañana y ya arremangados, holgadas sandalias y muslamen al aire, la conversación se anima rápida tras la ingestión de numerosos y cumplidos tubos de cerveza transformados inmediatamente en continuos gritos y sonoras carcajadas.

Esta primera pincelada que nos ofrecen puede ser solo una simpática anécdota reflejando los modos de vida alegres y desinhibidos de nuestros visitantes bien recibidos en general por el vecindario y que están creando una conjunción con nuestros pueblos, lenta, pero cada vez más cercana. Me dice la guapa Alyson que escriba algo para esta reciente publicación, contándoles cosas de historia local. Mucho hay que contar y poco espacio aquí para hacerlo, pero lo trataré en otro articulo. Hoy, haremos solo un esbozo del nuevo ambiente creado en el valle.

He comenzado exponiendo un pintoresco cuadro en el que reflejaba la inveterada afición de los ingleses -siempre sonrientes- por la buena comida y bebida manifestada principalmente en sus copiosos y animados desayunos. Sin embargo, entre sus actividades habituales hay otras con perfiles más significativos. No solo la gastronomía, en sus variadas versiones es elemento importante en el activo de la economía del valle, sino que los británicos ofrecen otras facetas. Con hábitos ancestrales de colonizadores y su fino instinto cinegético, han sido los pioneros en «levantar liebres», agazapadas entre olvidados surcos de todo tipo de bancales -especialmente inmobiliarios. En concreto, la principal pieza levantada han sido las «casicas», esas rudimentarias construcciones esparcidas a voleo por el término, tildadas por los nativos peyorativamente, como cobertizos o chamizos» , cuya misión normal era servir para guardar aperos agrícolas, tres sacos de almendra, dos de piñas y el banco de coger oliva. Ahora, recicladas por ellos, se muestran vistosamente en los anaqueles de sus oficinas de ventas.

Si te fijas, son las mismas casas a las que se ha añadido porche, una habitación, water y cocina, con lo que pueden salir al mercado por 10 o 15 millones. Claro, la transformación es rotunda, espectacular. De tener una casica en el olivar para ir con los amigos a comerse unas patatas fritas, a poseer un inmueble expuesto en un agencia en medio de la plaza, con la reseña de x millones, el asunto cambia. A renglón seguido, llegan los chalets con todas las comodidades deseables. El precio, claro, se eleva a los 30 y 40. El resultado inmediato es que el Valle está copado por inmobiliarias, en mayoría inglesas. Y los carteles, toldos, y vitrinas abundan por doquier. Antes, ibas por estos pueblos y los letreros más comunes eran aquellos de «se vende cebollino», «hay bolsas pa el melocotón», o aquel otro de «Pili, estás como un tren» Hoy, casi todo está en inglés, y nada de cebollino ni melocotones, aunque las «Pilis» siguen estando como un tren. Bien, el tema ahora es la compraventa de casas. Y los carteles, de este estilo: «Estate Agents Prosperties, «Inmobilien Real Estate, Valley Ayora», «Tow House, Reality», Spanish Rustic Coastal», y hasta un «Supermarket Roebuck¹s British». Aunque el letrero más claro es uno en Piscina Murpimar diciendo: «Necesitamos casas para vender». Así de claro.. Porque… hay que entenderse. Llevamos varios años juntos y ni los ingleses saben jota de español, ni los españoles de inglés. Lo más que decimos es «yes», «please» y «very weel». En cuanto a los ingleses, siempre dicen «Okey» para cualquier cosa, y «el que quiera saber más que estudie. Por tanto, todo se reduce a un lenguaje de signos; gesticular cono locos, brazear cual si echáramos un discurso, abrir mucho los ojos, levantar asombrados las cejas y decir al fin: «yes, yes», y los ingleses, «oh, ah, sí, sí, okey».

Hay que reconocer que en este asunto, nuestro personaje más célebre (en Ayora), es el conocido albañil «El barbas» (que ha construido ya media Zarra), y que se entiende en un plis plas con cualquier inglés, alemán o ruso que caiga por aquí. Cuando construye, los clientes quedan por lo general contentos, y en todo caso, «si el santo sale con barba San Antón, y si no, la Purísima Concepción», pero él cuando ve venir un cliente, moviendo manos y damdo cabezazos, al instante ya sabe si lo que quiere es hacer un water o la caseta para el perro. Bien, en aras de una mayor integración en nuestra cultura, me permitiría sugerir a los ingleses fueran cultivando mas el lenguaje y sus variantes más tipicas que se emplean todavía en los pueblos. Aprenderían así aquellas frases más representativas del lenguaje popular y serian capaces de entenderse en el mercado cuando les ofrecen pencas, alubias, albaercoques, escarciles, tocino de virica, guarras, o la gacahmiga. las patatas a lo pobre o el calducho. Con esto aprendido, seguirán sin entenderse, claro, pero por lo menos pieden divertirse y presumir de tipismo. Además, muy proximamente celebraremos todos los pueblos una brillante ceremonia de «atención y acogida» a nuestros queridos turistas, otorgando la Carra de Naturaleza del Valle a todos aquellos que mejor sepan decir !Ira chacha», «arremángate un camal y verás que polsaguera», !Viva el Niñico de Zarra», !pa que lu sapias», «a tranchas marranchas» y «sus venís o me las trispongo». Y también puntuarán mucho aquellos inglese e inglesas que sepan distinguir entre expresiones similares como «chirris-chirris» y «chirrín», que son completamente distintas. De esta manera comenzaremos todos a entendernos y reirnos, que es lo principal, e íncluso contribuiremos unos y otros a tener un Valle unido, divertido y diferente.



Autor: José Martínez Sevilla

Ver más artículos de Actualidad,La Comarca

1 Comentario Añade un comentario

  • 1. Flipado  |  Miércoles, 21 Marzo 2012 a las 22:46

    Esto es fliplate

Escribe un comentario

El comentario debe estar escrito correctamente. No se acepta el uso de mayúsculas (salvo en acrónimos u ocaciones especiales, y no se aceptan abreviaturas tipo SMS. Las críticas constructivas son bien recibidas, las destructivas y las descalifaciones no. Gracias por participar, tu aportación es de gran ayuda.

Requerido

Requerido, oculto

Etiquetas HTML permitidas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Enlazar a este artículo  |  Suscribirse a los comentarios de este artículo via RSS