El nuevo curso escolar arranca sin parte del profesorado en el C.P. Isidro Girant de Ayora

martes, 15 septiembre 2009 Zacarias Alvés

El pasado día 8 de septiembre, tras las vacaciones de verano, volvían a las aulas los alumnos de la Comunidad Valenciana de educación infantil y primaria. Con motivo de “la vuelta al cole”, el President Camps destacaba que el nuevo curso arrancaba con “el mayor volumen de ayudas de toda la historia” de la Comunitat. Efectivamente, los responsables de educación del Consell, manifestaban en rueda de prensa que la Comunitat Valenciana contaría para este nuevo curso 2009-2010 con 50 nuevos centros —33 de infantil y primaria y 17 de secundaria— lo que ha supuesto la creación de 641 unidades y un total de 17.980 puestos, siendo la Comunitat Valenciana, la comunidad autónoma con instalaciones escolares “más modernas”. Así mismo, Camps depositó su confianza en el trabajo de los profesores y maestros, “los cuales, harán posible que los niños/as sean el día de mañana personas con oficio, profesión y posibilidades de vivir libremente”.

También se destacó la “gratuidad” de los libros de texto a través del Bono Libro en toda la primaria (293.205 alumnos) y otros 94.189 alumnos de secundaria.

En definitiva, leyendo o escuchando las declaraciones de los diversos responsables políticos en materia de enseñaza, parece que vivimos una situación idílica, la cual, desdice o deja en evidencia los diversos estudios internacionales de instituciones independientes, que destacan algunas deficiencias del sistema de enseñanza español y que lo sitúa en el pelotón de cola, en comparación con los países de nuestro entorno con rentas similares.

Pero en el caso de Ayora, la situación es paradójica y singular, si cabe. Mientras los responsables de enseñanza de la Comunitat nos anunciaban los esfuerzos realizados para el nuevo curso 2009-2010, nos encontramos con que la realidad que se está viviendo en este nuevo curso en el C.P. Isidro Girant de Ayora, es total diferente:

Por un lado, nos encontramos con que la tan publicitada “gratuidad” de los libros de texto, no lo es tal. Si nos fijamos en el incremento de precio que han experimentado los libros de texto desde que se implantó el Bono Libro, tenemos que este ha sido casi exponencial, dando como resultado un aumento importante del diferencial de la ayuda y el coste real de los libros.

Realmente en esta situación quien parece que está haciendo “el agosto”, son las editoriales, las cuales han subido los precios de forma desaforada desde la aplicación de famosas ayudas. No debemos olvidar que estas ayudas públicas para la compra de los libros, son unos dineros que hemos aportado todos en forma de impuestos. Por tanto, a eso debemos añadir la diferencia que debemos abonar y que es la existente entre el Bono Libro y el precio real de los libros, que en algunos casos llega a los 75 euros.

En este punto creo interesante la toma de medidas para la creación de un sistema de reutilización de aquellos libros de lectura o consulta, sobre los cuales, los alumnos no escriben o realizan actividades.

Otro punto, que parece que año tras año se repite en el C.P. Isidro Girant de Ayora, es el tema de las incorporaciones del profesorado. En los últimos años parecía que esto era un asunto, que a principio de curso, estaba más o menos solucionado, pero nos encontramos que este curso 2009-2010, no se han incorporado a las aulas del centro seis profesores de diversos niveles y cursos. Esta situación crea un cierto desasosiego y desconcierto entre los padres y madres de alumnos/as. Según nos consta, desde la dirección del centro, se está trabajando para subsanar cuanto antes esta anomalía, pero desde el lado de los padres no se entiende como el sistema administrativo o burocrático de la Consellería de Ensenyament, no ha solucionado, tras casi tres meses de vacaciones estivales, la asignación del profesorado que corresponde a cada centro. Un sistema de asignación, por cierto, que este año se realizaba, por primera vez, de forma informática.

Pero creo que no toda la responsabilidad es achacable al sistema burocrático de la administración, ya que, según parece, cierta responsabilidad también es de los “profesionales docentes” asignados al C.P. Isidro Girant, los cuales, no quieren incorporarse a un centro como el de Ayora, alejado de las principales ciudades importantes de la Comunitat. Estos profesores, prefieren estar más cerca de su residencia habitual, lo cual, a priori, es totalmente legítimo, pero demuestran una falta de sensibilidad hacia sus alumnos y los dejan “tirados”, dado que algunos de éstos profesores, anuncian de forma tardía a la dirección del centro, que no quieren la plaza de Ayora, lo que supone un trastorno organizativo para la dirección del centro.

Toda esta falta de previsión por parte de la administración, por una parte, y la actitud de algunos funcionarios docentes, por otra, afecta de forma importante al buen comienzo del curso escolar en el C.P. Isidro Girant de Ayora, dado que no solo dejan sin profesor a los alumnos directamente afectados, sino que trastocan el resto de clases, ya que los especialistas sin tutoría (inglés, música, gimnasia, etc.) deben hacerse cargo de las clases sin profesor y afectan a otros cursos. Estos especialistas, evidentemente, no dan materia, se dedican a atender a los alumnos/as, mientras llega su tutor/a de forma definitiva.

Así pues, tenemos que la administración en general, consellería, inspección, etc.,un año más, nos maltrata dejando a nuestros hijos/as sin profesor durante unos días. Una administración, que lo único, que en lo que parece más interesada es en el titular periodístico de las inversiones realizadas. Y por otro lado, tenemos a unos “profesionales docentes, que parece que olvidan que están tratando con niños/as, que son el futuro de nuestra sociedad.

Seguramente todo esta situación se irá solucionando con el paso de los días, pero los profesores/as que se incorporen, seguro que lo harán obligados, cuando ya no tengan la posibilidad de ir a un centro más cercano a su residencia habitual, por lo que se incorporaran, algunos, con cierta desgana. Otros “Aterrizaran”, no saben muy bien donde y puede, que unos pocos, descontentos por su nuevo destino. Deberán acoplarse a los alumnos, a conocerlos personalmente, a saber de sus individualidades y problemáticas, uno a uno… Para entonces habrá pasado casi un mes o más.

La Administración debe tomar buena nota para que esta situación no se vuelva a repetir por ello me gustaría desde aquí lanzar algunas reflexiones o preguntas, que seguro no tendrán respuesta:

  • Sería interesante que desde el AMPA y desde la dirección del centro, se promovieran acciones para reutilizar aquellos libros de texto que fuera posible.
  • Con el fin de recuperar el tiempo perdido con este atropellado inicio de curso ¿Acabará el curso un mes después…? Imagino que no. En finalizar el curso, seremos, como siempre, puntuales.
  • ¿Cabría la posibilidad de mantener el mismo profesorado durante todo un ciclo? Con ello, evitaríamos el cambio de profesor en un mismo ciclo, como en muchos casos se está dando y que suponen un trastorno para los alumnos, especialmente para aquellos con ciertas dificultades de adaptación.
  • No se entiende que una buena parte del profesorado sea interino, existiendo un número más o menos fijo de plazas de profesores a cubrir todos los años.
  • Tampoco se entiende que en la asignación de plazas de profesorado, se manden profesores de Ayora a localidades alejadas y se traigan aquí otros desde esas mismas localidades. Deberían facilitar la permuta de plazas de la misma especialidad a aquellos profesores que lo deseen.

Firmado: Zacarías Alves (Padre de tres alumnos en el C.P. Isidro Girant).



Autor: Zacarias Alvés

Ver más artículos de Educación,La Comarca