¿Qué hacemos con las centrales nucleares en España?

Domingo, 28 Junio 2009 Zacarias Alvés

El objetivo de este artículo es abrir un foro de discusión en torno al eterno debate que existe en la sociedad española sobre la generación de energía eléctrica a partir de la tecnología nuclear. Por ello, se proponen una serie de puntos, en forma de reflexiones, sobre los cuales se podría desarrollar la discusión y que no suponen una opinión a favor o en contra sobre el tema en cuestión.

Efectivamente, el Gobierno de España tiene un serio problema sobre la mesa, y es, qué hacer con las centrales nucleares que tenemos en nuestro territorio. De todos es sabido, que el gobierno del PSOE, tiene una postura más bien contraria a la energía nuclear, tal y como proponía en su programa electoral. Esta postura, totalmente legítima, choca frontalmente con los fuertes intereses del lobby nuclear o con los legítimos derechos laborales de las personas que trabajan en estas instalaciones, entre otros.

No debemos olvidar, además, que la energía eléctrica es un tema estratégico y de suma importancia para la economía productiva de España. A ello se añade que en nuestro territorio no existen yacimientos de gas o, petróleo, por lo que el problema de dependencia energética de países como Rusia, Argelia, Libia o Arabia Saudi, agrava más, si cabe, la situación.

Los precios de estas materias dependen principalmente del mercado internacional o de la frecuente inestabilidad política de los países donde se encuentran estos yacimientos, por lo que el precio final de los productos que se fabrican en España, tienen un coste fijo difícil de disminuir.

Con el tema de prolongar o no la vida útil de la central nuclear de Garona, en los últimos días, este debate se ha vuelto a abrir y hemos visto a gente manifestándose en las calles, unos están por el cierre y otros por prolongar su vida útil.

—Los que están a favor de mantenerla abierta: las empresas con intereses nucleares y los trabajadores de dicha central.
—Los que están en contra, principalmente grupos ecologistas: que mantienen que se trata de un sistema de energía peligroso y caro y abogan por no prolongar la vida útil de estas instalaciones.

Con lo visto hasta ahora, está claro!!! Tenemos un grave problema y es ¿Qué hacemos con las centrales nucleares que tenemos en España?

Seguir manteniéndolas durante más tiempo, a pesar del peligro que podría suponer el mantener un parque nuclear envejecido, con una tecnología obsoleta, o bien, renovar este parque nuclear, abordando la construcción de nuevas nucleares con tecnología más avanzada y con mejores rendimientos.

Y el tema de la gestión de los residuos que generan estas centrales. A día de hoy nadie sabe que hacer con ellos y difícilmente exista un municipio en España que quiera albergar un almacén donde albergarlos.

En España, actualmente, un 18,4 % de la producción de energía eléctrica proviene de las centrales nucleares. Por otro lado, tenemos que casi la mitad de la energía eléctrica generada proviene de los llamados combustibles fósiles, responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero, las cuales, lejos de descender, no dejan de aumentar. De seguir con este ritmo de generación, en el período 2008-2012 pueden ser superiores en un 60% a las del año 1990, a pesar de que en el Protocolo de Kyoto se asumió el compromiso de no sobrepasar un aumento del 15% entre 1990 y 2010. Este enorme incremento puede suponer fuertes sanciones por parte de la Unión Europea y un elevado coste por la compra de derechos de emisión.

Tenemos un 20% de la energía eléctrica generada que proviene de sistemas de energía renovable, como eólicas, y ahora cada vez más, fotovoltaicas. El desarrollo y la apuesta por las energías renovables puede convertirse en una necesidad, si se quiere conseguir un desarrollo sostenible en un mundo con creciente demanda de energía. Es evidente que este tipo de energía se ha convertido en un aporte importante dentro del plan energético, sin los impactos que supone para el medio ambiente la producción de energía a partir de los combustibles fósiles, que además cuentan con el problema de su escasez y variabilidad en los precios. Pero ¿Será suficiente con los parques eólicos y las placas fotovoltaicas para alimentar la creciente demanda de energía de España? ¿Podría suplir esta tecnología, la energía eléctrica, que generan las nucleares actuales?

Algunos expertos en la materia abogan por un sistema energético español diverso, en el que tengan cabida los actuales sistemas de generación y en el que tenga una mayor presencia las renovables.

Otros expertos, abogan por un sistema en el que la nuclear tenga más presencia, dado que piensan que la generación a través de los sistemas renovables son muy inestables. Según estos expertos, defensores de la energía nuclear, mantienen que en la Unión Europea, gracias a este sistema de producción se evita la emisión anual a la atmósfera de 700 millones de toneladas de CO2, al producir la tercera parte de la electricidad que se consume sin los problemas de impacto ambiental que produce la generación de electricidad a partir de combustibles fósiles, contribuyendo además al ahorro de las reservas de estos combustibles, que resultan imprescindibles, por ejemplo, para el transporte.

Si la energía nuclear es la solución a nuestros problemas de suministro de energía de forma limpia y sin impacto medioambiental, ¿por qué existe un profundo debate en cuanto a su desarrollo y utilización?

La población que vive cerca de una central nuclear escucha con preocupación el debate y no deja de pensar en aspectos como:

—Los posibles usos bélicos de la energía nuclear, ya que los combustibles nucleares son los materiales con que se fabrican las armas nucleares.
—El riesgo de accidentes que originen consecuencias tan graves como el ocurrido en la central de Chernobil.
—El problema existente en el almacenaje o eliminación de los residuos radioactivos generados, cuya “vida” es de varios miles de años, principalmente en los de alta actividad, que son los generados por el combustible gastado.

Los que vivimos cerca de la central nuclear de Cofrentes, tenemos a veces la sensación de cierto oscurantismo en todo lo que rodea a cualquier incidente ocurrido en la central, siendo en muchas ocasiones, los últimos en enterarnos de éstos cuando se producen. Creo que esto es un aspecto que se repite en cualquiera de las centrales existentes en España, tal y como pudo verse en el incidente producido, el pasado año 2008, en Ascó (Tarragona), donde unos escolares visitaron la central tras encontrarse partículas radioactivas en las inmediaciones de la central.

Los responsables de la industria nuclear nos dicen que las probabilidades de accidentes nucleares en España son prácticamente inexistentes y que por ello debemos estar tranquilos. Además nuestro país es una potencia exportadora de tecnología a otros países en vías de desarrollo como China. Lo cierto, es que mientras en España tenemos este debate sobre nucleares sí, nucleares no, en nuestro país vecino del norte, apuestan firmemente por este sistema de generación de energía y tienen más de 50 reactores actualmente en funcionamiento.

El debate está servido…..



Autor: Zacarias Alvés

Ver más artículos de Actualidad,La Comarca,Tecnología

11 Comentarios Añade un comentario

  • 1. laja  |  Lunes, 29 Junio 2009 a las 20:04

    Desde mi punto de vista, y sin ser experta en la materia es que, la “Peligrosidad” alberga en todas partes, desde en las gasolineras hasta en que se yo, en una pequeña quema de rastrojos, sin duda alguna y refiriendome a la central nuclear de nuestro valle, creo que seria una catastrofe a nivel comarcal el cierre de dicha central pues crea innumerables puestos de trabajo que serian irreponibles debido a la escasa o nula industria del valle, la mejor opcion seria la de renovar instalaciones, si bien es cierto que tampoco querriamos que nos pusieran un “cementerio” de residuos nucleares, creo que si a esto se diera lugar la gente buscaria trabajo en ella, debo recordar que dicha central (ni la de ninguna parte) no tubo buena aceptacion, pero justo los que mas protetan acaban teniendo empleo ahí.
    Tambien recordar que objetos tan irremplazables en nuestros dias como el telefono movil, los microondas o los ordenadores tienen efectos perjudiciales, los cuales son poco estudiados.

  • 2. manuel torrella  |  Martes, 30 Junio 2009 a las 11:58

    Estoy en contra de las nucleares, pero quiero calefaccion, aire acondicionado y todas las comodidades de las que pueda disfrutar mi familia y yo.¿ Alguien tiene una idea de como vivir con todo esto sin nucleares? Yo lo digo abiertamente, pero alguien se priva de estas comodidades y luego dice no a las centrales nucleares. Vivimos en una sociedad de consumo y comodidad, moviles, plasma, microBOMBAS ( eso si que emite radiaciones) y creo que lo tenemos en todos los hogares.

  • 3. Aníbal Sánchez  |  Martes, 30 Junio 2009 a las 13:46

    El viejo debate de Nucleares sí, nucleares no.

    Lo que es evidente es que tenemos un serio problema con la energía eléctrica, o con la energía en general, diría yo. Países emergentes, principalmente China y La India, van a ser los primeros demandantes y consumidores de energía a corto y medio plazo.
    En España, actualmente, no somos autosuficientes en energía eléctrica y precisamos comprarla, principalmente, a nuestro vecino Francia, quien la obtiene en un 50% de sus centrales nucleares, por lo que resulta paradójico que un gobierno abogue por la supresión de las nucleares y por otro lado compre energía eléctrica a un país que la obtiene de esa manera.
    En la actualidad, es imposible eliminar de un plumazo la energía nuclear. El uso bélico de tal energía es uno de los puntos en los que se basan los detractores de dicha energía para pedir su no utilización. Pero la energía nuclear se emplea en otros muchos campos que, seguro, nadie estaría a favor de no utilizarla. Algunos de sus usos son: La datación arqueológica, utilización de radioisótopos en el tratamiento contra el cáncer, esterilización de material médico y quirúrgico, diagnóstico de enfermedades, localizador de fugas en oleoductos, estudios de velocidad y mecanismos de reacciones en química y biología, etc.
    En cuanto a su impacto sobre la población, también hay numeroso estudios sobre ello. Unos marcan claramente la relación, por ejemplo, entre casos de cánceres de la población y la cercanía a una central nuclear. Pero otros, sin embargo, no ven esta relación (Algo similar pasa con las antenas de telefonía).
    Lo que sí es cierto es que, como bien dice Zacarías, se percibe un cierto oscurantismo sobre todo lo que rodea a una central nuclear, movido, sin duda, por intereses políticos y económicos, y lo que hace falta, precisamente, es todo lo contrario: transparencia absoluta.
    Con todo lo dicho, entonces a la pregunta ¿nucleares sí, nucleares no? Mi respuesta es nucleares no, gracias, pero con sentido común y paciencia. Es decir, actualmente no podemos prescindir de las nucleares. Nuestro actual consumo energético lo hace inviable. Pero yo apuesto por el desarrollo y utilización paulatina de energías renovables y no contaminantes. No podemos depender de energías, como la nuclear o la derivada de combustibles fósiles, que generan unos residuos y unos contaminantes tan perjudiciales y tan duraderos. El problema, como siempre, son los intereses económicos y políticos que impiden el normal desarrollo de las investigaciones dirigidas a la utilización de otro tipo de energías menos contaminantes y más renovables. Y esto, aunque parezca demagógico, es la pura realidad.
    Bien, ¿cómo lo hacemos?
    Lo primero es dotar a las centrales existentes de mejores sistemas de seguridad que reduzcan a la mínima expresión el riesgo de accidentes, principalmente a las más antiguas. En cuanto al control de las mismas, en mi opinión resulta indispensable crear un comité, dentro de la central, formado por todas las administraciones, expertos independientes y otros agentes, con el objetivo de que la gestión se produzca de una forma clara y transparente y para que las decisiones que se tomen estén consensuadas por todo el mundo. Por otro lado, en las comarcas donde se encuentren ubicadas las centrales, dotar a las administraciones locales o comarcales de los medios necesarios para que se produzca una reconversión de la industria en la zona, con el fin de asegurar los puestos de trabajo que generan las centrales. Además, fomentar y permitir, de una forma clara y comprometida, la investigación sobre el uso de otro tipo de energías muy poco contaminantes y renovables para que, en un futuro, estemos en disposición de prescindir de la energía nuclear.
    El objetivo sería la producción de energía de una forma autosuficiente, muy poco o nada contaminante, renovable y que permita la autogestión de los residuos.
    En cuanto a la central de Cofrentes, qué pena para el valle y la comarca esas dos torres de refrigeración que presiden el paisaje. ¡Qué pena!

  • 4. J.R.Catalan  |  Viernes, 3 Julio 2009 a las 13:06

    Una puntualización, Aníbal.
    España es excedentaria en producción eléctrica desde 2004.
    Por motivos supongo que logísticos, Francia nos vendió en 2008, 2800 gigavatios hora. España vendió a Portugal y Marruecos, mas de 11000, y esta tendencia exportadora va en contínuo aumento.
    Esta mentira tan extendida de la dependencia energética de Francia es un rumor interesado y la gente la acepta sin contrastarla.
    En la página de Redesa está todo explicado.
    Saludos

  • 5. elzambrana  |  Sábado, 4 Julio 2009 a las 14:36

    La energía nuclear, al igual que la quema de combustibles fósiles, cuyas reservas son limitadas, nos conducen a un callejón sin salida. El uranio, necesario para el funcionamiento de las centrales nucleares, es también una materia prima escasa. Los “Reactores reproductores rápidos”, con los que se pretendía prolongar temporalmente las reservas, han fracasado por motivos técnicos y económicos. La economía nuclear basada en los combustibles se agotará en pocas décadas. Junto a las reservas de uranio, pronto se habrán agotado también las reservas de petróleo y de gas natural, y la humanidad sólo podrá cubrir su demanda energética con energías renovables y con un uso eficiente de la energía.
    Con el fin de acentuar la importancia de la energía nuclear, su industria hace hincapié continuamente en la gran proporción de energía eléctrica obtenida gracias a ella. Sin embargo, si observamos la cantidad de energía de origen nuclear en todo el mundo, queda demostrado, que la aportación de la energía nuclear es prácticamente insignificante a la hora de cubrir las necesidades energéticas de la humanidad. La electricidad de origen nuclear sólo cubrió en el año 2001 un 2,3 por ciento del consumo energético a nivel mundial. Hoy en día, la aportación de las energías renovables al suministro energético mundial se encuentra claramente por encima. La humanidad puede prescindir completamente de la escasa aportación de la energía nuclear. El riesgo de que se produzcan accidentes nucleares, la producción de residuos nucleares altamente radioactivos y los costes destinados a su eliminación no mantienen un equilibrio razonable con las ganancias limitadas de energía durante un corto periodo de tiempo. La energía atómica es peligrosa y, además, sobra.
    En cada central nuclear, ya sea por deficiencias técnicas o fallos humanos, puede producirse un accidente grave, en el que se liberarían grandes cantidades de radioactividad al medio ambiente. Según el estudio oficial “Estudio alemán del riesgo en centrales nucleares – Fase B”, en una central nuclear alemana que haya estado en servicio aprox. durante 40 años, la probabilidad de que se produzca un accidente previsible máximo es del 0,1 por ciento. En la Unión Europea hay más de 150 centrales nucleares en funcionamiento. La probabilidad de que se produzca un accidente previsible máximo en Europa es del 16 por ciento, como si al tirar los dados sacáramos un 6 de golpe. A nivel mundial hay unas 440 centrales nucleares en servicio. La probabilidad de que se produzca un accidente previsible máximo en 40 años a escala mundial es del 40 por ciento. Como demostró la catástrofe nuclear de Chernóbil, miles de personas perderían la vida si se produjera un accidente previsible máximo.
    Cada central nuclear convierte los elementos fisionables del uranio en residuos nucleares altamente radioactivos a través de la fisión nuclear. Los residuos nucleares son, a causa de su radiación radioactiva, un peligro amenazador para la vida de las personas. Por ello han de confinarse durante miles de años para proteger la seguridad de personas, animales y plantas. Las centrales nucleares están en funcionamiento desde hace aproximadamente 50 años, pero hasta hoy nadie sabe como confinar los residuos nucleares de manera definitiva y segura. A nivel mundial no existe ni una sola posibilidad de eliminar con seguridad los residuos altamente radioactivos de las centrales nucleares. El breve episodio de la energía nuclear deja tras de sí una carga hereditaria con los residuos nucleares, cuyas dimensiones temporales abarcarán un periodo tan largo como la historia de la Tierra. Si los hombres primitivos hubieran dispuesto de centrales nucleares, todavía hoy tendríamos que seguir vigilando sus residuos.
    La energía nuclear aumenta el capital – las energías renovables fomentan los puestos de trabajo. El ejemplo alemán: en el año 2002 la industria nuclear daba trabajo a aprox. 30 000 personas. Sin embargo, sólo en el ramo de la energía eólica alemana trabajaban más de 53 000 personas. Las energías renovables al completo aseguraron 120 000 puestos de trabajo, a pesar de su aún baja aportación al suministro de energía. Si las energías renovables continúan expandiéndose seguirán creando puestos de trabajo diariamente. Al extender el uso de las energías renovables podrían crearse, en pocos años, muchos millones de puestos de trabajo a nivel mundial.

  • 6. pablo ubecar  |  Miércoles, 15 Julio 2009 a las 16:23

    Desde mi punto de vista el pricipal peligro de las centrales nucleares no es el átomo, sino el atomo+sus gestores. Está ya demostrado y es de sobra conocido que en estos centros industriales de riesgo los que la cagan-con perdón-son los Jefes. Solo ellos tienen el grado de paranoia suficiente para no ver ni el riesgo, ni el peligro, ni los desastres, ni sus consecuencias, …..más allá de sus propias narices. Ellos son los que acallan las voces discordantes de dentro de los centros, ellos son los que niegan dentro y fuera de los centros las libertades a los trabajadores, dando como resultado una estructura ciegamente jerarquizada….El resultado de esta forma de gestión es LA OPACIDAD. Ni siquiera la Autoridad del Consejo de Energía Nuclear es suficiente para vencer esa OPACIDAD.
    Por todo ello los ciudadanos no nos fiamos de los resortes del sistema para asegurarnos que las Centrales Nucleres son seguras. Sencillamente, no nos fiamos de sus gestores. Nos han decepcionado tantas veces.

  • 7. Carlos  |  Lunes, 27 Julio 2009 a las 20:03

    Buenas a todos.
    Con motivo de la participación en un curso para profesores, esta semana pasada, asistí a “La Granda” un palacete perteneciente a la antigua Arcelor (hoy en día absorbida por el grupo Mittal). En él se dieron cita personalidades muy importantes en el sector energético a nivel nacional y regional del principado de Asturias. En este curso se puso de manifiesto el panorama energético a nivel nacional en estos momentos y se lanzó una mirada al futuro incierto que nos espera.
    En estas charlas se habló, evidentemente, de la energía nuclear además de muchas otras cosas y básicamente todos los asistentes, uno especialista en el sector del carbón, otro en el sector de las renovables, otro de la comisión nacional de la energía y otro catedrático de la universidad de la Complutense de Madrid; todos ellos coincidieron en que las nucleares no pueden desaparecer del panorama energético primario de este país. Lo que mucha gente no sabe y allí se explicó, es que la energía nuclear no puede sustituirse por renovables por el carácter temporal de estas últimas. Me explico, si hace viento hay energía eólica, si hace sol hay energía solar pero si no hay suficiente sol o suficiente viento ¿qué? ¿Dejan las fábricas de producir? O ¿los calentadores de calentar? o ¿los médicos de operar? Un país como España no puede estar pendiente del tiempo siempre. Hace falta una “energía de base” que sea independiente de todo eso. Hoy en día las energías de base son: la nuclear o aquellas que usan combustibles fósiles (petróleo, gas etc). Por tanto si eliminamos la nuclear tenemos que quemar gas o carbón, que contaminan muchísimo.
    Debido a que España firmó el protocolo de Kioto deberíamos haber aumentado desde 1985 un 15% nuestras emisiones de CO2. El caso es que se ha aumentado en torno al 57%. Si bien es verdad que la mayoría de las emisiones las producen los coches el aumento de las centrales térmicas contribuyen activamente. Las centrales nucleares no emiten CO2 aunque bien es cierto que los residuos tienen otra pega que es su perdurabilidad.
    Por tanto, en mi opinión es cierto que hay que tender más hacia las renovables pero no es posible quitar de un plumazo las nucleares. Como todo en esta vida, necesita un periodo de adaptación. Hasta que no se consiga una energía alternativa real, como puede ser la fusión nuclear las diferentes energías de las que poseemos deberán coexistir.
    Para finalizar me gustaría remarcar algo que me chocó de la conferencia. Todos los ponentes (recordad generadores de energía en su mayoría) mencionaron la necesidad de ser eficientes en el uso de la energía. Ya no basta con que se pueda pagar la energía, ahora hay que ver si también es ético consumir la energía que no se necesita realmente.

  • 8. anonimo  |  Miércoles, 21 Octubre 2009 a las 9:52

    bueno señores mira yo pienso que se deverian de dejar de tantas tonterias y de fabricar mas centrales por que eso lo unico que ase es perjudicar nustra salud y la de nuestro futuro, yo tengo 17 años y estoy viendo como nuestras vidas se va a la mierda por culpa de una tonteria como es tan grande como las guerra y la politica ( aunque esos son temas mas duros y no me pienso meter) pero estoy viendo como el planeta se va a la mierda por nuestra culpa y no paramos, y lo peor decirmos que esta empeorando pero no hacemos nada, aver entonces que me cuentas ¿? si los politicos (osea la gente con dinero) dice eso por que ellos no lo hacen ¿? por que ellos no ayudan tambien ?¿ es que nadie hace nada para cambiar el planeta y lo 1º seria dejar de talar arboles y de construir tantas fabricas y coches, aver, que nos estamos cargando nuestro planeta, no es una tonteria que es adonde vivirmos, nosotro y nuestros familiares mas queridos y que tenemos que actuar nosotros no los otros sino nosotros para nuestro futuro (hijos, nietos,…) que a mi no me importa mi vida si no la de mis seres queridos y vere que ellos sufren por que ahora en este presente no hacemos nada, se que lo que estoy escribiendo no le dareis importancia como a todo lo que se os escribe simplemente por que solo soy un niño con 17 años que ha abierto los ojos y sabe ver la realidad, y que teme por el furuto del planeta, algun dia cuando ya os deis cuenta de que nos estamos cargando el planeta sera mas tarde de lo que pensais y de lo que es ahora y ya jamas nunca podremos hacer nada y bueno entonces nos despediremos de nuestros familiares y adios, pero que esto no es una simple tonteria aver un ejemplo muy claro es el efecyto invernadero ( famoso por el montonazo de veces que sale en la tele Y QUE ?¿ nada no se hace apenas nada, por africa y fuera de españa sigen los paises peleando y matando por simples oro, diamantes y petroleo, como si la vida no costase dinero, matan como si fuera un juego, hacen guerra para ver quien tienen mas armas, y ahora con las armas biologicas y atomias, cuando no se dan cuenta que a quien estan matando no son a los hombres sino al planeta, yo digo que agais lo que querais pero que cuando empezeis a daros cuenta y a actuar ya sera demasiado tarde, un gran saludo

    ANONIMO

  • 9. Tania78  |  Miércoles, 9 Marzo 2011 a las 23:55

    Yo estoy contra las centrales nucleares con el cementerio en cabril. Y contra los accidentes. Pero esperemos que dios no nos te algo así como el accidente en chernobil. Por la contaminación etc…Si igual se inventara algo para hacer con ese cementerio nuclear entonces estaría de acuerdo. Por favor si podéis destruir todas las centrales nucleares hasta quedarnos en 2 por lo menos.

  • 10. 11M  |  Sábado, 12 Marzo 2011 a las 1:33

    Y tras el espeluznante terrremoto-tsunami de Japón ya tenemos otra pega de las nucleares como es la fuga radiactiva en la central de Fukhusima, mucho ojo que lo del terremoto puede quedar en cosa de niños.

    De verdad merece la pena correr tantos riesgos por este tipo de energia?, ni es barata y mucho menos limpia viendo los residuos eternos que nos dejan, por no hablar de los accidentes que provocan muerte y destruccion en la zona por miles de años.

  • 11. Julio-Debate popular  |  Martes, 3 Mayo 2011 a las 22:34

    Me parece que la energía nuclear se puede usar como plan de energía estratégico y gradualmente como principal fuente de energía. Obviamente se deberían tomar las precauciones más altas y nunca dejar de lado el personal en cantidad y calidad siempre debe estar altamente calificado .
    Se debería prohibir el uso de estas instalaciones en lugares potencialmente peligrosas tanto belicamente como geográficamente como lo es el caso de Japón .

Escribe un comentario

El comentario debe estar escrito correctamente. No se acepta el uso de mayúsculas (salvo en acrónimos u ocaciones especiales, y no se aceptan abreviaturas tipo SMS. Las críticas constructivas son bien recibidas, las destructivas y las descalifaciones no. Gracias por participar, tu aportación es de gran ayuda.

Requerido

Requerido, oculto

Etiquetas HTML permitidas:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Enlazar a este artículo  |  Suscribirse a los comentarios de este artículo via RSS